|| TEUHTLI || UN LUGAR EN LA MILPA ALTA || HISTORIA - CRÓNICA - COSTUMBRES - TRADICIONES - CUENTO - POESÍA - LUGARES - GALERÍA FOTOGRÁFICA. teuhtli.blogspot.com UN BLOG DE RAYMUNDO FLORES MELO. teuhtli.blogspot.com
gadgets para blogger

viernes, 6 de abril de 2012

UN SANTO ENTIERRO QUE MUCHOS DESCONOCEN.



Por: Martha Retana Zamora.

Si eres del poblado de Milpa Alta seguramente conoces el  Cristo del Santo Entierro que se encuentra en la parroquia de la Asunción de María. Es una de las tres imágenes de Jesús que se requieren para la representación de Semana Santa. Es el que vemos durante la crucifixión y camino hacia el Santo Sepulcro.

Pero lo que seguramente no sabes, al igual que yo hasta el año pasado, es que existe otro Cristo del Santo Entierro que es mucho más antiguo que el de la parroquia y que no se encuentra en ninguna iglesia; sino bajo el resguardo de una familia que le ha dado abrigo desde  hace más ochenta años. Se trata de una imagen de aproximadamente 1.5 metros de longitud, articulada y que cuenta con una cavidad bucal. En su rostro se aprecian restauraciones no realizadas profesionalmente.

No se sabe con certeza el año de procedencia ni el lugar en el que originalmente estuvo. Lo que si sabemos, gracias a la información brindada por la familia Jardines, es que fue rescatado de entre escombros cuando el señor Pablo Jardines decidió regresar a su hogar, años después del éxodo de 1916, en el que muchos milpaltenses tuvieron que abandonar  sus casas a causa de la matanza de amigos y familiares por parte de las fuerzas federales.

Se cuenta que este Cristo fue hallado en el barrio de los Ángeles, frente a la casa que hoy lo acoge. Las condiciones en que se encontraba seguramente eran lamentables y muy posiblemente se le tuvieron que hacer algunos trabajos de restauración.  Aunque los recursos eran pocos, dado la crisis reciente por la que el pueblo acababa de pasar, el señor Pablo, tatarabuelo de la más reciente generación de la familia, se las arregló para acondicionarle un sitio en el interior de la humilde vivienda de adobe. Más tarde, ya en mejor situación se le mandó hacer un oratorio especialmente para él y es ahí donde lo encontramos, siempre provisto de flores, bellamente ataviado y en su nicho de cristal.

La familia Jardines por algún tiempo  accedió a prestar esta imagen para las celebraciones de la Semana Santa en la parroquia de la Asunción, e incluso quisieron donarlo definitivamente  pero cuentan que cuando iban a trasladarlo, simplemente no lo pudieron mover. Desde ese entonces lo podemos apreciar en ese lugar. No obstante, el reconocimiento continúa  hasta nuestros días, ya que el Viernes Santo, por la noche, cuando se representa el entierro de Jesús, se hace una parada justo frente al hogar citado en señal de saludo y respeto al viejo Cristo del Santo Entierro.

Por su parte la familia, año con año, celebra una misa en honor a esta imagen el miércoles de ceniza y se brinda un pequeño refrigerio a las personas que lo acompañan.  Todo esto se lleva a cabo gracias a la unión familiar que ha propiciado esta imagen y a la Señora Nicolasa Ortiz, madrina del Santo Entierro. Los hermanos se organizan para aportar su cooperación económica, comprarle la indumentaria, realizar la limpieza cada semana y cambiarle flores. Sin duda alguna esta historia es una gran muestra de amor y de fe.

Abril de 2012.