|| TEUHTLI || UN LUGAR EN LA MILPA ALTA || HISTORIA - CRÓNICA - COSTUMBRES - TRADICIONES - CUENTO - POESÍA - LUGARES - GALERÍA FOTOGRÁFICA. teuhtli.blogspot.com UN BLOG DE RAYMUNDO FLORES MELO. teuhtli.blogspot.com
gadgets para blogger

lunes, 2 de abril de 2012

LA ASUNCIÓN Y CORONACIÓN DE LA VIRGEN, DISCUSIONES Y DATOS.


ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LA PATRONA DE MILPA ALTA 
(Tercera Parte)
Por: Raymundo Flores Melo*

En un primer momento, parecía que el tema de la Virgen de la Asunción no era de aquellos que levantarían criticas y señalamientos severos, unas sin razón y otros tendientes a mejorar el trabajo realizado. El artículo sólo era el punto de vista de una persona curiosa que se preguntó sobre el conjunto de representaciones que integran el alto relieve de la  “Iglesia Grande”1 de Milpa Alta y que buscó las respuestas a sus interrogantes, sin embargo, al paso de los meses, y en las discusiones al interior del Consejo de la Crónica de Milpa Alta2, han saltado varias cuestiones dignas de ser anotadas sobre la interpretación que se ofreció en las dos partes anteriores, así como unos pequeños resultados del trabajo de investigación en torno al tema que ayudarán a tener, de manera mas precisa, información sobre esta obra de arte de la que no poco se ha escrito.

             Debe aclararse, que la persona que puso serias objeciones a la publicación de la Primera parte3 fue el doctor Francisco Chavira Olivos, quien en ese entonces era el presidente honorario del COCROMA. Su argumentación, de que el artículo heriría algunas susceptibilidades, hizo que se produjera una revisión del escrito4. Su contenido no cambió porque estaba correctamente sustentado en la serie de representaciones que a lo largo de la historia se han hecho de la madre de Jesús. Pero este suceso motivó que se escribiera laSegunda parte para tratar de dar una respuesta más sólida a la curiosidad del autor y a los razonamientos de la persona arriba mencionada. La conclusión a la que se llegó, en la segunda parte, está ratificada por varias obras sobre iconografía que fueron consultadas, y que no dejan lugar a duda, la patrona de Milpa Alta es una “Asunción y Coronación de la Virgen”5. Así mismo, hace poco se tuvo conocimiento de una obra sobre escultura colonial, publicada por vez primera en 1942, donde se habla de este retablo como “La Coronación de la Virgen”,6 lo que reconfirma la aseveración hecha.

            Ahora surge otro punto de divergencia en lo relativo a los cuatro personajes masculinos que se encuentran – viendo de frente el alto relieve - , a la izquierda de la Virgen. Nuevamente, una reunión del COCROMA es el telón de fondo. El respetado y acucioso profesor Ignacio Medina, no está de acuerdo con la sugerencia de que esos cuatro hombres sean la representación de los principales indígenas de La Milpa porque tienen abundante barba, rasgo que hace recordar a los conquistadores españoles.

Se consultaron documentos elaborados sobre el retablo y se encontró que los lugares donde aparecen afirmaciones similares son: un libro editado, en ese entonces, por el Departamento del Distrito Federal7; un folleto8 realizado por la delegación política de Milpa Alta y los organizadores de la feria regional celebrada en 1992; y en una pequeña monografía publicada por Ángel Porrúa en 19979, donde se tiene el desatino de escribir que “a los lados (de la virgen) aparecen cuatro españoles, barbados y con capa, así como cuatro indios, lampiños y con tilma”, es decir, hasta a las cuatro señoras se les cambia género. Todo parece indicar que la fuente de donde tomó dicha información fue el libro Imagen de la Gran Capital pues repite los mismos errores. Pero todo no queda allí, pues estos cuatro varones – junto con las mujeres - han sido tomados como santos “de factura tosca y monótona y, con un naturalismo ingenuo” por José Moreno Villa10. A últimas fechas, la presidenta del Consejo de la Crónica de Ciudad de México, Ángeles González Gamio, en su artículo “El náhuatl en la ciudad de México”11, dice que los ya mencionados personajes son “caciques indígenas y encomenderos”, olvidando que cuatro, sin ninguna duda, representan a mujeres indias.

Con estos antecedentes, otra vez se vuelve a la observación del alto relieve y de otros documentos para tratar de dar mayor fuerza a la aseveración hecha en la Primera parte de este escrito, esto es, que los cuatro hombres representados son indios principales de La Milpa.

            Si nosotros observamos detenidamente la “Asunción y Coronación de la Virgen” podemos darnos cuenta que dos de los cuatro hombres, tienen una atadura como las que se realizaban para sostener una especie de capa, muy similar a las que se representan en las ataduras de tilmas, así mismo, los pliegues y la caída de dicha prenda nos recuerdan dicho atuendo indígena. El mismo tipo de vestimenta puede apreciarse en dos de las hojas de pictografías que acompañaron por largo tiempo los documentos de la Representación Comunal de Milpa Alta12.

Al centro de una de las  pictografías está una mano (posiblemente de Dios) y sobre ella una iglesia muy parecida a la Asunción de donde salen cuatro cordeles que van a parar a las manos de cuatro señores. Estos personajes van descalzos, tienen una capa, blusa y calzón, se les presenta barbados. Lo mismo sucede con la otra pictografía, en este caso es el personaje Llecamapix, que va clarineando o llamando, él también está vestido de esa manera y se le presenta barbado. Este personaje no puede ser español por el sencillo hecho de que, según lo que se lee en los títulos primordiales de la propiedad comunal de Milpa Alta, las personas que tenían que clarinear eran los señores de cada una de las localidades por donde se iba haciendo el recorrido, es decir, eran los naturales del lugar, los cuales eran recibidos por sus colindantes, quienes continuaban la marcha y clarineaban dentro de su territorio, hasta culminar juntos en el mismo sitio donde empezaron: el Teuhtli.

Se transcribe parte del documento para dar una idea de lo que realizaban los antiguos milpalteses cuando recorrían su propiedad comunal. “y ba andando y llega a un lugar nombrado Tecontitlantecomic en donde esta una cruz y ba andando asta otro paraxe nombrado Maxolco, ai tocó el clarín Joseph Atonaltzin y clarinearon en el serro nombrado Maxoltepec que es donde salio a resebir Francisco Itzcoatecatl que era su lindero y su serro en donde vino a dar una india llamada María Nequepale y todos tres juntos lindaron en dicho serro y en conformidad se abrasaron y dixeron ya dexamos bien puestos a nuestros yjos para que ai en adelante no le quiten sus tierras que el serro en donde estamos es lindero de San Francisco…13

Joseph Atonaltzin14, era el encargado de lo que ahora sería Milpa Alta, Francisco Itzcoatecatl15, el correspondiente a San Francisco Tecoxpa y posiblemente María Nequepale la de San Antonio Tecomitl, posibilidad reforzada por la cercanía de dicho asentamiento.

            Volviendo al asunto que nos ocupa, en las dos pictografías, los cinco personajes representados son indígenas, sin duda, pues como se dijo arriba, se les muestra descalzos. Observando estas coincidencias estilísticas, así como su posición espacial dentro del retablo, podemos llegar a la conclusión de que se trata, como ya lo habíamos señalado en “Una mirada a la Virgen” y en “Otra mirada a la Virgen”, de los donantes indígenas de dicha obra de arte, como es el caso del alto relieve que se encuentra en la parte central del retablo de la iglesia de San Bernardino de Siena en Xochimilco. Y que, si nos atenemos a la datación del retablo de Milpa Alta (siglo XVI), los hombres “barbados” no pueden ser españoles, pues hasta el siglo XVII, para ser más precisos, antes de 1698, según el fraile franciscano Agustín de Vetancurt, La Milpa era un pueblo integrado por indios y en el que “no vive Efpañol ninguno16, no así, en el mismo lapso de tiempo, para San Antonio Tecomitl, donde dentro de sus habitantes ya se podían encontrar doscientas personas pertenecientes a los grupos español, mestizo y mulato17.

rayflome@gmail.com
* Integrante del Consejo de la Crónica de Milpa Alta y vecino del Barrio de la Concepción.


1 Así se le conoce al exconvento de la Asunción para diferenciarlo de las iglesias de cada uno de los siete barrios que actualmente integran Villa Milpa Alta.
2 A partir de aquí se le nombrará COCROMA.
3 Véase Una mirada a la Virgen.
4 El doctor Chavira, también dejo entrever la posibilidad de que la interpretación que se daba del retablo, cuando se hacía la comparación con la Purísima Concepción, era de ese tenor por que el autor era del barrio donde la patrona es dicha advocación de María.
5 Véase Otra mirada a la Virgen.
6 MORENO VILLA, José. La Escultura Colonial Mexicana, México, FCE, 2004, pp. 35 y 36.
7 DDF/ Enciclopedia de México. Imagen de la Gran Capital. México, Impresora Formal, 1985, p. 283. En este libro se afirma que “en la parte de abajo, se labraron las figuras de cuatro españoles, probablemente encomenderos, y cuatro indígenas, seguramente caciques de la región, aquéllos con capa y barba y éstos lampiños y con tilma”.
8 Dicho folleto dice lo siguiente en relación a las ocho personas bajo la virgen: “y en los ángulos inferiores 4 caballeros europeos y 4 damas mexicanas (por las tocas y las vestimentas)” y está firmado por el Dr. J. E. López Bosch.
9 DDF. Delegación Política Milpa Alta. México, Miguel Ángel Porrúa, 1997, p. 18
10 Ibid. p. 35
11 Artículo publicado en la revista electrónica del Consejo de la Crónica de Milpa Alta, cuya dirección es: www.cronicamilpaalta.org
12 Para más información: Flores Melo, Raymundo. “La Propiedad Comunal. Un Primer acercamiento a la Interpretación de las Pictografías referentes a los Títulos Comunales de Milpa Alta”, en el número 78 de la revista Nosotros.
13 AGN, Tierras, Vol. 3032, Exp. 3 (Paleografía de las fojas 207 a 218 vta. Realizadas en 60 hojas mecanografiadas) pp. 41 y 42
14 Ibid. p. 38. En la lista de los viejos que ganaron la tierra aparecen diez nombres, de los cuales, siete corresponden a las personas que recibieron un pueblo, a los otros tres, entre ellos Atonaltzin no se les asigna, sin embargo él es el que inicia el recorrido clarineando del Yeteco hacia el oriente, rumbo a San Francisco y Tecomitl.
15 Ibid. p. 40. Dice cuando se da relación de los pueblos que repartió la Milpa que “a San Francisco Tecozpa, lo resivió Francisco Ytzcoatecatl”.
16 VETANCURT, Agustín de. Crónica de la Provincia del Santo Evangelio de México. México, Porrúa, 1982, p.65
17 Ibid. p. 84